Como puede ayudarte a sanar la Terapia de Regresión y vidas pasadas


La Regresión desde un enfoque terapéutico, consiste en rescatar información que permanece excluida de la conciencia, pero que sigue condicionando la vida de la persona, a través de creencias, mandatos o promesas inconscientes, que quedaron ancladas a través de vivencias, sensaciones y emociones, que no se llegaron a completar.


Autor: Felix Larriba Catalán, psicólogo-psicoterapeuta

 

Lo relevante para el paciente es acceder a la raiz de esas memorias y revivir de forma segura, como lo es la terapia de regresión con un terapeuta de confianza, que le permitan liberar esa energía, para a la vez que hacemos catarsis y tomamos conciencia del origen, liberar la identidad construida de lo que no nos pertenece, establecer recursos internos, que nos permiten ampliar los límites condicionados, hacia una existencia más feliz, de bienestar y apertura al mundo.

Para ello es necesario relajar el cuerpo y la mente consciente, de manera que no oponga resistencia, en un estado de adormecimiento, de semiinconsciencia, conseguimos que esta se reduzca al mínimo, y el paciente pueda abrirse sin necesidad de que el ego precise defender los esquemas cristalizados que no son útiles en este preciso momento para su supervivencia, de ahí que la confianza en el terapeuta y el proceso sea decisiva, para poder acceder a las memorias profundas que han quedado retenidas en nuestra alma.

Cuando rescatamos la energía, información, emoción, que opera desde el inconsciente, esto permite darnos cuenta de como nos influye y constriñe, el hecho de traerla ya nos va a permitir confrontarla y sanarla.

No es necesario creer en el espiritismo ni en la reencarnación para trabajar con regresiones, ya que las escenas aparecen como consecuencia del trabajo terapéutico desde el subconsciente, es el inconsciente de la persona el que se manifiesta, y a partir de aquí ya se profundiza a través de la visualización creativa, en el problema, lo que a la persona le preocupa o le ha venido molestando, para poder traer a la experiencia del ahora lo que ha quedado de alguna manera reprimido o encapsulado en algún lugar del inconsciente, para de esta manera enfrentarlo y sanarlo.


En algún momento, un trauma que sufrimos, comienza a expresarse a nivel de síntomas, angustia, ansiedad, decisiones irracionales, situaciones que se repiten y nos damos cuenta que limitan relaciones más saludables; miedos que no sabemos de donde proceden.

Sin embargo, esta técnica al oscilar la atención en un estado de disociación entre la vigilia y el inconsciente, hay pacientes que esto puede resultar un handicap por la propia expresión de su patología en su disociación o falta de conexión con la realidad, como son los desórdenes disociativos de identidad ( antes llamado personalidad múltiple) y despersonalización/desrealización; los estados inducidos por sustancias, los trastornos de personalidad paranoide, esquizoide y esquizotípica, algunos tipos neurocognitivos y los incluidos en el expectro de esquizofrenia y psicóticos.


Para el alma el tiempo no existe, cualquier cosa que ocurrió hace 500 años para el alma recien acaba de ocurrir, pero a veces hasta sigue sucediendo, porque en una experiencia traumática no podemos hacer consciente todo lo que esta sucediendo, Jose Luis Cabouli, Doctor cirujano, prolífico ecritor y terapeuta de vidas pasadas.


Por lo que, la conciencia quedó atrapada en un instante del tiempo y el espacio, dentro de nuestro inconsciente, y la experiencia sigue sucediendo internamente, cuando un disparador la activa. El cuerpo murió, pero cuando no pudiste procesar esa experiencia, la misma sigue estando activa, aun cuando no seamos conscientes de ello.



Cada uno tiene su propia historia, los síntomas surgen a partir de un “trauma” (palabra que Freud tomó prestada de la medicina y que significa “golpe físico”) que no fue posible expresar en palabras, por la represión, palabra que básicamente viene a significar “Moderación o freno de los impulsos o sentimientos considerados inconvenientes que se impone a sí misma una persona”; los niños, en muchos casos no disponen de recursos ni herramientas para poder expresarlo; otras veces, el contexto o la situación no lo permite, en algunos casos no disponemos de las creencias adecuadas para poder integrar de una forma saludable este trauma, los mecanismos de autoprotección que operaron de forma apropiada en ese momento, ahora nos limitan.


Debido a que, muchas veces la experiencia anida en el inconsciente, y el inconsciente es atemporal, es necesario traer la experiencia al ahora a través de la mente subconsciente, ya que desde la mente más racional no es posible hacerlo; esta funciona con una lógica diferente y no es capaz de acceder al nivel, en que lo hacen los sueños, el estado de trance o el creativo, que se mueven fuera de la dialéctica de la razón.


A este estado de trance, se le denominó hipnosis, si bien también se puede definir como un estado de conciencia a caballo entre el inconsciente y el consciente, donde nuestra voluntad sigue operando entre estos espacios, basculando entre la mínima atención de estado de vigilia, para poder seguir la guía del mediador y la mente no consciente, dejando que sea la intencionalidad definida en la entrevista previa, la que guíe el proceso de forma natural, dejando que este fluya sin necesidad de forzar nada.

El psiquiatra Brian Weiss, en su conocida obra “muchas vidas muchos maestros” comenta sobre su desarrollo académico y profesional, después de un internado en el centro médico de la Universidad de Nueva York (Bellevue Medical Center), volví a Yale para completar mi residencia como psiquiatra. Al terminarla, acepté un cargo en la Universidad de Pittsburgh. Dos años después me incorporé a la Universidad de Miami, para dirigir el departamento Psicofarmacológico. Allí logré renombre nacional en los campos de la psiquiatría biológica y el abuso de drogas. Tras cuatro años fui ascendido al rango de profesor asociado de psiquiatría y designado jefe de la misma materia en un gran hospital de Miami, afiliado a la universidad. Por entonces ya había publicado treinta y siete artículos científicos y estudios de mi especialidad.


Personalmente, puedo empatizar facilmente, a través de mi propia experiencia y trayectoria, con Brian W., cuando relata: Los años de estudio disciplinado habían adiestrado mi mente para pensar como médico y científico, moldeándome en los senderos estrechos del conservadurismo profesional. Desconfiaba de todo aquello que no se pudiera demostrar según métodos científicos tradicionales.

Sigue el relato, entonces conocí a Catherine. Durante dieciocho meses utilicé métodos terapéuticos tradicionales para ayudarla a superar sus síntomas. Como nada parecía causar efecto, intenté la hipnosis. En una serie de estados de trance, Catherine recuperó recuerdos de «vidas pasadas» que resultaron ser los factores causantes de sus síntomas. También actuó como conducto para la información procedente de «entes espirituales» altamente evolucionados y, a través de ellos, reveló muchos secretos de la vida y de la muerte.

En pocos y breves meses, sus síntomas desaparecieron y reanudó su vida, más feliz y en paz que nunca. En mis estudios no había nada que me hubiera preparado para algo así. Cuando estos hechos sucedieron me sentí absolutamente asombrado. No tengo explicaciones científicas de lo que ocurrió.

En la mente humana hay demasiadas cosas que están más allá de nuestra comprensión. Tal vez Catherine, bajo la hipnosis, pudo centrarse en esa parte de su mente subconsciente que acumulaba verdaderos recuerdos de vidas pasadas; tal vez utilizó aquello que el psicoanalista Carl Jung denominó «inconsciente colectivo»: la fuente de energía que nos rodea y contiene los recuerdos de toda la raza humana.

Hace más de 10 años que conocí la obra del Doctor Brian Weiss, aún me sigue fascinando su apertura de mente, honestidad y coraje para dar a conocer su descubrimiento, así como el rigor para desarrollar un método de trabajo en base a la evidencia clínica, con la técnica que él denomino " regresión de vidas pasadas ".


El mismo Brian Weiss, reconocía que en esa época era muy escéptico con respecto a la vida después de la muerte, la reencarnación, las experiencias de abandono del cuerpo y los fenómenos de ese tipo. Después de todo, según pensaba la parte lógica de mi persona, eso podía ser fantasía de Catherine. Pero yo también tenía conciencia, aunque mucho más difusa, de un pensamiento menos emocional. «Mantén la mente abierta —me decía ese pensamiento—, la verdadera ciencia comienza por la observación.» Sus «recuerdos» podían no ser fantasías ni imaginación. Podía haber algo más de lo que estaba a la vista... o al alcance de cualquier otro sentido. «Mantén la mente abierta. Consigue más datos.»


Continúa contando en su libro, “me llevó cuatro años decidirme a escribir sobre lo ocurrido, cuatro años reunir valor para aceptar el riesgo profesional de revelar esta información, nada ortodoxa. De pronto, una noche, mientras me duchaba, me sentí impelido a poner esta experiencia por escrito. Tenía la fuerte sensación de que era el momento correcto, de que no debía retener la información por más tiempo. Las lecciones que había aprendido estaban destinadas también a otros; no me habían sido dadas para que las mantuviera en secreto”.


Actualmente la lista de pacientes que se han beneficiado de recordar y trabajar con las memorias de otras vidas, sería interminable, sin duda serían miles las personas en que los síntomas se resolvían al desplegarse sus vidas pasadas, así como al realizar regresiones a la infancia y a la etapa de gestación. En la actualidad, muchos están firmemente convencidos de que han vivido anteriormente y de que volverán a vivir, y en cualquier caso la técnica les a ayudado a resolver los bloqueos o dificultades por los que acudieron a consulta de regresión. El miedo a la muerte ha disminuido, ya que la propia experiencia de atravesar el momento de la muerte, dentro de la sesión, ya es liberadora en si misma.



El doctor en Filosofía y religión Joseph Murphy, mucho antes que la escritora Louise Lynn Hay, archi-conocida conferencista y difusora de programas de terapia alternativa, habló de la importancia de la capacidad sanadora al programar el subconsciente a través de la confianza y la imaginación, que él denominaba fé.

Sobre los psicólogos y psiquiatras, venía a decir, que el cambio efectivo se producía eliminando los bloqueos mentales del paciente, de forma que el principio curativo pueda ser liberado, devolviéndole la salud al paciente.

El mensaje que recibimos procede de una fuente poderosa “ nuestro interior “, y aunque quizás no sea novedoso, lo hemos podido percibir de una amiga, un familiar, un psiquiatra, una lectura; el mismo, tiene la capacidad de influirnos desde una autoridad incuestionable, la que ofrece la verdad indudable de nuestra propia sabiduría.


El poder curativo puede tener muchos nombres - Naturaleza, Vida, Dios, Inteligencia Creativa, Chi, Prana... -, pero en realidad se trata, sencillamente, de distitas formas de referirse al poder subconsciente, o lo que Viktor Frankl denomina inconsciente espiritual. Y esto, es lo que se libera a través de la técnica de regresión y vidas pasadas.


De la misma manera que Brian Weiss, confío en que te haya ayudado lo que has leído aquí; que tu propio miedo a la muerte haya disminuido; que los mensajes ofrecidos con respecto al verdadero sentido de la vida te den libertad para continuar viviendo la tuya en plenitud, buscando la armonía y la paz interior, ofreciendo amor a tu prójimo.

Datos prácticos a considerar:

  • Duración de la sesión: 2 horas; en la primera media hora, crearé la historia clínica y, a través de la conversación, establecemos el rapport mínimo necesario e imprescindible para nuestro trabajo. Leer consulta previa y los principios de este modelo, es una excelente aproximación a la sesión de lo acontecerá y sin duda va a facilitar el buen desarrollo de la misma. Realizar el test gratuito en línea, EIE-R adultos, puede darte una referencia de como tu sistema nervioso quedó comprometido en una situación.

  • Voy a perder el control o la voluntad de mis actos: El paciente siempre permanece en control.

  • Hay riesgo de no regresar al presente: Ninguno.

  • A quién atiendo con esta técnica: A cualquier persona que quiera resolver algún síntoma o bien simplemente decida experimentarla, a partir de los 14 años de edad, y que no tenga ninguno de los síntomas previamente citados: Desórdenes disociativos de identidad ( antes llamado personalidad múltiple) y despersonalización/desrealización; los estados inducidos por sustancias, los trastornos de personalidad paranoide, esquizoide y esquizotípica, algunos tipos neurocognitivos y los incluidos en el expectro de esquizofrenia y psicóticos.

  • Precio de la sesión: A consultar.

  • Cuantas sesiones son necesarias: A diferencia de otros modelos, habitualmente una sesión es suficiente, sin embargo y dependiendo del caso y la persona, puede ser aconsejable alguna regresión de continuidad. En cualquier caso, como psicólogo y psicoterapeuta, te puedo aconsejar en función de información revelada en la sesión, cual puede ser lo más conveniente para consolidar los cambios comenzados, con unas sesiones de continuidad. Los mismos, van a la misma raiz del problema, por lo que se puede demorar un tiempo en observarlos, se van a ir desplegando de forma paulatina en tu vida.



- Acceso a mi web, donde dispones de recursos e información bien documentada, sobre aspectos de desarrollo y evolución personal.

- Para qué y qué sanar con la Terapia de Regresión y Vidas Pasadas

- Dudas sobre la Terapia on-line

- Test Trauma

- Qué es la Resiliencia y como funciona la Terapia Emdr

- Logoterapia y Mindfulmess


Artículo: " De que están hechos los sueños, tinta, oro, esperanza… y símbolos "

Artículo: " Mitos de la terapia psicológica "







826 visualizaciones